Calores tropicales y tormentas con granizo

Foto: CTK

Tormentas, lluvias torrenciales y granizo caracterizaron el tiempo en la República Checa durante el pasado fin de semana. En la comarca de Tábor, Bohemia del Sur, la lluvia fue tan intensa que en una sola hora cayeron unos 35 milímetros de agua.

Foto: CTK
Después de unas dos semanas de calores tropicales, con días soleados y temperaturas de hasta 34 grados centígrados, el pasado fin de semana varias regiones de la República Checa se vieron azotadas por fuertes tormentas con granizo. Stanislav Racko, del Instituto Meteorológico Checo, indicó que el brusco cambio del tiempo se debió a la culminación de la influencia de un frente cálido procedente del sudoeste de Europa y a la aproximación simultánea de un frente frío desde el oeste.

"Las tormentas pueden mantenerse hasta el martes, viéndose acompañadas de fuerte viento, lluvias torrenciales y también de granizo. Durante el pasado fin de semana en las zonas suroccidentales del país las lluvias fueron tan intensas que causaron el desborde de algunos riachuelos locales".

El calor tropical ha ocasionado en las últimas dos semanas la muerte de por lo menos cuatro personas afectadas por infartos. También el pasado fin de semana la Cruz Roja brindó asistencia a un sinnúmero de personas, especialmente mayores de edad, sofocadas por la ola de calor.

En Praga los Servicios de Mantenimiento de las vías de tranvías se vieron obligados a rociar los rieles con agua fría, para evitar que los tranvías se descarrilen a causa de las altas temperaturas de los rieles.

Los meteorólogos afirman que el calor de más de treinta grados centígrados se mantendrá en el centro de Europa hasta el miércoles. En las semanas siguientes las temperaturas en esta zona no deberían superar los 27 grados centígrados. Las primeras semanas de las vacaciones veraniegas escolares que se inician en la República Checa este viernes, prometen por tanto un tiempo agradable.