Azrael, una sinfonía de Suk sobre el ángel de la muerte

Foto: Chandos

Uno de los representantes checos más destacados del modernismo musical era el violinista Josef Suk, uno de los alumnos predilectos del compositor Antonín Dvořák. Les ofrecemos una muestra de una de sus obras más conocidas: Sinfonía Azrael.

Josef Suk,  foto: free domain

Josef Suk comenzó a escribir la Sinfonía Azrael en 1904 dedicándolo a Antonín Dvořák, fallecido ese mismo año. Originalmente se suponía que la obra terminaría de manera optimista. Sin embrago, al año siguiente, falleció de un ataque cardíaco también la esposa de Suk que era la hija de Dvořák. Así que los últimos dos movimientos de la sinfonía tienen un tono más melancólico.

Azrael es caronte de almas y el cuarto arcángel de islam. Según algunas tradiciones judáicas es el ángel de la muerte. Este ser ya había inspirado a varios escritores, cuando Suk se puso a componer la sinfonía. El nombre lo utilizaron por ejemplo algunos poetas ingleses.

Suk escribió los primeros dos movimientos de la sinfonía estando de viaje mientras que el tercero lo terminó en Praga, cuando falleció su mujer Otílie teniendo apenas los 27 años de edad. Suk escribió sobre su muerte las siguientes palabras:

Josef Suk | Foto: Wikimedia Commons,  public domain

El espantoso ángel de la muerte golpeó con su guadaña por segunda vez. Una desgracia tan fuerte o destroye al hombre o saca de él a la luz lo mejor que duerme en él. La música me salvó y tras un año me puse a proseguir con la segunda parte de la sinfonía haciendo un retrato a Otílie.

La sinfonía termina como una obra muy emocional. Incluye también algunas citas del trabajo de Dvořák. Por otro lado pone en evidencia un alejamiento de los elementos estilísticos de su maestro en comparación con las obras anteriores de Suk.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio