Apuntó al blanco y le pegó al...

r_2100x1400_radio_praha.png

El radical partido de los Libres de Austria disparó contra un blanco en el exterior, pero parece que el verdadero objetivo era la coalición gubernamental de la que forma parte. La furiosa campaña contra la central checa de Temelín es interpretada a nivel internacional como una demostración de fuerza del Partido de los Libres, que rechaza el acuerdo sobre la planta firmado por Viena y Praga. Jörg Haider, antigua cabeza visible del Partido de los Libres, ha recuperado protagonismo y empieza a "tocar las tuercas" de la política austríaca. Sugiere la posibilidad de unas elecciones anticipadas en caso de que el gobierno no de una respuesta satisfactoria a sus exigencias en torno a Temelín. Si bien, el plebiscito austríaco no impone ninguna obligación para la República Checa, los comentaristas coinciden en que empiezan a escucharse desde Viena tambores de inestabilidad regional.

Autor: Federico Picado
audio