Zeman, Alberto II de Bélgica y la Unión Europea

r_2100x1400_radio_praha.png

Para el primer ministro de la República Checa, Milos Zeman, y el rey de Bélgica, Alberto II, es importante que los países más pequeños de la Unión Europea sean contrapeso de los grandes.

El presidente del gobierno checo, Milos Zeman, y el rey de Bélgica, Alberto II coincidieron en la necesidad de que los países pequeños de la Unión Europea formaran un bloque que sirviera de contrapeso a los Estados grandes de esa organización.

Durante el encuentro de los representantes de Chequia y Bélgica -países de extensión y número de habitantes semejantes-, que tuvo por escenario el palacio de Lichtenstejn sito en Praga, Zeman y el soberano belga conversaron sobre las relaciones entre los dos países, la ampliación de la Unión Europea, y la lucha contra el crimen organizado y la criminalidad económica. Y acerca de esta última Zeman destacó que la mayoría de las mafias que operaban en estos territorios eran multinacionales. En el último año en Bélgica ha aumentado en un 16 por ciento el número de grupos dedicados al crimen organizado, de los que las dos terceras partes son extranjeros.

Bélgica figura entre los cinco mayores inversionistas en la República Checa y es también un importante socio de este país en la esfera económica. Entre las firmas belgas más importantes que están presentes en el mercado checo figura Delhaiz, dueña de la cadena de supermercados Delvita.

Cabe decir que a la economía estuvo dedicado el segundo día de la estancia de Su Majestad Alberto II en la República Checa, día que dedicó a participar en el Foro Económico checo-belga.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio