Una procesión acompañó los restos del cardenal Beran a San Vito

Los creyentes checos rinden homenaje al cardenal Josef Beran, cuyos restos mortales regresaron en horas de la tarde de este viernes después de unos 50 años desde el Vaticano a la República Checa. Una procesión acompañó los restos de Beran este sábado desde el Monasterio de Strahov a la sede del arzobispo de Praga. Los restos de Beran estaban depositados en un ataúd, situado sobre un carro tirado por seis caballos de la cría de Kladruby. Posteriormente el ataúd fue llevado por un grupo de teólogos a la Catedral de San Vito, en el Castillo de Praga.

El arzobispo de Praga, cardenal Dominik Duka, ofició allí una misa en honor a San Adalberto, uno de los patronos de las Tierras Checas, con quien suele ser comparado el cardenal Josef Beran. Duka recordó la última misa que Beran había celebrado en 1949 en la Catedral de San Vito. El arzobispo de Praga ´mencionó a la vez que la República Checa se encuentra actualmente en una nueva encrucijada histórica y criticó la participación del presidente de la República, Miloš Zeman, en el congreso de los comunistas.

Hasta el lunes los creyentes pueden venir a despedirse de Josef Beran a la catedral. Ese día, a las seis de la tarde los restos mortales del cardenal checo serán depositados en un sarcófago, que será situado en la capilla de Santa Inés de Bohemia, en la Catedral de San Vito, en Praga.