Umberto Eco: ¿Libros o medios electrónicos?

r_2100x1400_radio_praha.png

El escritor y semiólogo italiano, Umberto Eco, ha recibido ayer del manos del presidente checo, Václav Havel, el Báculo de peregrino de San Adalberto. Con ello ha sido el segundo en ser laureado con el Premio de la Fundación Visión 97, otorgado anualmente a personalidades que se ocupan de modo no convencional de las cuestiones fundamentales del conocimiento y la existencia. Eco, que es profesor de semiótica de la Universidad de Boloña, ha recibido este premio por su aporte a la semiótica, teoría de los signos y símbolos.

Al hacer uso de la palabra en el acto de entrega del Premio, el presidente Václav Havel expresó: "En Umberto Eco, al lado de su fantasía, talento y sabiduría, me impone especialmente su cultura". Eco es doctor honoris causa de 25 universidades, se ha desempenado como crítico literario e historiador y ha escrito más de medio centenar de libros.

Por su parte, al intervenir en el acto, Umberto Eco centró su atención en el papel de los medios electrónicos y sobre si son insustituibles o no los portadores clásicos de la información, es decir, los libros. Expresó que a pesar de que las computadoras hacen posible el acceso a una información sin precedente en un pequeno espacio, los temores de que el libro pueda quedar apartado como parte de la cultura, son exagerados.

Los temores de que una parte de la cultura pueda caer víctima del progreso, son además algo que ya se dió en el pasado. En este sentido, Umberto Eco se refirió como ejemplo al héroe de una novela de Víctor Hugo, el abate Claude Froll, que, al ser inventada la imprenta, temía que las imágenes de las catedrales perdieran su significado, ya que en aquél entonces eran el único medio existente para ilustrar a la muchedumbre analfabeta.

Autor: Pedro Iglesias
audio