Tomás de Stítné

r_2100x1400_radio_praha.png

Semblanza del escritor y pensador checo del siglo XIV, Tomás de Stítné.

El hidalgo de Bohemia del Sur, Tomás de Stítné, fue el primero en emplear el idioma checo en una esfera en la que hasta ese momento - mediados del siglo XIV- había sido de uso exclusivo el latín: la de la literatura religiosa. Como pensador empeñado en eliminar las lacras que pesaban sobre la sociedad y la Iglesia cabe otorgarle un destacado lugar entre los precursores del reformador religioso checo, Juan Hus.

Por apellido recibió Tomás el nombre de la fortaleza de Stítné, en Bohemia del Sur, en la que había nacido allá por el año 1333. En ese fuerte pasó su infancia y parte de su adolescencia.

Luego de que el rey de Bohemia y emperador romano-germánico, Carlos IV, fundara la Universidad Carolina de Praga en 1348, Tomás de Stítné se trasladó a la capital para estudiar en la Facultad de Humanidades. Y aunque no llegó a titularse adquirió un elevado nivel cultural que luego incrementó con creces por medio de la lectura.

Luego de abandonar la Universidad Carolina para dedicarse a la administración de su feudo, Tomás de Stítné opta por dejar definitivamente su fortaleza natal en 1381 para establecerse en Praga.

Ya durante sus estudios universitarios Tomás de Stítné había cedido al influjo de las prédicas de los abanderados de la reforma religiosa Conrado de Waldhauser, Milíce de Kromeríz y Juan Hus. Y fueron principalmente las doctrinas de Hus las que indujeron a Tomás a iniciar la actividad literaria que tantos méritos le daría.

En el quehacer literario empezó allá por los años 70 del siglo XIV, cuando todavía administraba su feudo de Stítné y se empeñaba por educar a sus hijos en el espíritu de las enseñanzas de Milíce. Y como no podía predicar por no ser sacerdote sino seglar, decidió hacer accesibles las ideas de los predicadores de la reforma religiosa a todas las capas de la población checa en su propio idioma materno.

Tomás de Stítné quería que su obra instruyera de los principios básicos de la verdadera vida cristiana, y con este fin se orientó principalmente a la educación moral práctica, aunque en menor escala a las cuestiones generales de la fe. Fruto de estos esfuerzos son sus obras "Seis libros sobre las generalidades del cristianismo" y "Pláticas".

De ellas emana una crítica a la sociedad y la Iglesia del siglo XIV y el convencimiento de la necesidad de reformarlas y retomar los ideales cristianos originales. Y aunque en sus interpretaciones Tomás de Stítné se apoyaba en las autoridades eclesiásticas, entró en conflicto con la Iglesia por permitirse la libertad de escribir, a pesar de ser laico, de cuestiones de la exclusiva competencia de los religiosos.

Si bien con la obra de Tomás de Stítné culmina la prosa educativa religiosa del siglo XIV, este pensador checo ocupa un lugar más relevante aún en la historia de la escritura y la cultura checas en su condición de fundador de la literatura especializada escrita en un checo de riqueza singular. A Tomás de Stítné le cabe el mérito de haber convertido el idioma checo en uno de los primeros idiomas literarios de todo el continente europeo.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio