Se legaliza el cultivo de la marihuana

r_2100x1400_radio_praha.png

El cultivo de la marihuana deja de ser un acto punible en la República Checa. Los especialistas coinciden en que la ley es violada recién cuando el individuo procede al secado de la planta y a su posterior distribución.

La eventual legalización de las llamadas "drogas suaves" cuenta con partidarios y retractores también en la República Checa. El tema se debate desde hace años en círculos especializados y entre la población, sin que se haya asumido una opinión unívoca.

Un gran cambio de postura frente al cultivo de la marihuana lo impulsó el Tribunal Supremo. Este decidía a finales del pasado año sobre el caso de una pareja que, en una pequeña aldea de Bohemia Oriental, cultivaba 500 plantas de cannabis. La pareja se defendió diciendo que utilizaba la marihuana para fines curativos. Y el Tribunal dictó una sentencia en la que indicó que no es delito cultivar la planta Cannabis Sativa que contiene la proscrita sustancia THC (Tetra Hidro Canabiol).

El juez Eduard Teschler, dijo textualmente: "El cultivo del cannabis no puede ser relacionado con la producción de droga", por lo que no es delito. Según el Tribunal, la ley sería violada con el secado y la distribución de la marihuana.

Hasta entonces era llevada ante los tribunales cualquier persona que cultivaba plantas de marihuana en casa, en su jardín o en el campo, y su cultivo era descubierto por la Policía. Ahora, para que una persona pueda ser sancionada por drogadicción, la Policía debe reunir pruebas contundentes que demuestren el posterior procesamiento y venta de la marihuana.

La sentencia del Tribunal Supremo reabrió también el debate nacional sobre el consumo de marihuana, sobre su categorización como "droga suave". El ministro de Justicia, Jiri Pospisil, tiene previsto presentar pronto una enmienda de ley que aliviaría los castigos por el consumo de marihuana.