Resumen de la Prensa Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Por Ivana Vonderková

La crisis en la Televisión pública checa sigue constituyendo el tema central de todos los matutinos de este país. El diario Lidové Noviny informa que el Gobierno checo aprobó ayer el proyecto de enmienda a la Ley sobre la TV pública y dirigió una solicitud al Parlamento para que éste se ocupe de su discusión lo antes posible. Según el rotativo, la Cámara Baja podría definirse al respecto antes de fines de la próxima semana.

Lidové Noviny apunta que los principales cambios que contiene el borrador de la enmienda radican en la forma de elección del Consejo de la Televisión pública. A diferencia de cómo ha funcionado hasta ahora, escribe el matutino, los candidatos a ese consejo ya no serán delegados por partidos políticos, sino que serán propuestos al Parlamento por diversas organizaciones independientes, en representación de todo el espectro social de la sociedad checa.

De igual forma, todos los diarios informan ampliamente sobre la manifestación que tuvo lugar ayer en la Plaza Venceslao de Praga en apoyo a los empleados en huelga de la Televisión pública checa, así como a la libertad de expresión en el país. El matutino Právo afirma que se trató de la mayor manifestación celebrada en la capital checa desde la revolución democrática de noviembre de 1989.

El diario Mladá Fronta Dnes dedico atención a los cambios en la postura que ha adoptado el Primer Ministro Milos Zeman frente a la crisis en la Televisión pública. "Mientras que días atrás Zeman manifestaba su apoyo al nuevo director del ente público, Jirí Hodac, ahora afirma entender los motivos de las demandas para su dimisión", escribe Mladá Fronta Dnes.

El rotativo agrega que el jefe del Gobierno checo admitió que en una sociedad democrática las manifestaciones constituyen un recurso del pueblo para expresar su opinión respecto a diversos hechos de interés público. No obstante, Zeman insistió en que las movilizaciones de protesta no pueden representar un medio de presiones, apunta el diario Mladá Fronta Dnes.

"Hodac es víctima de la lucha política". Bajo este título el matutino financiero Hospodárské Noviny publica una entrevista con el presidente de la Cámara Baja checa, Václav Klaus. Al surgir la crisis en la Televisión, Klaus se puso de lado de su nueva dirección, insistiendo en que en una sociedad democrática hay que respetar las normas y leyes vigentes y que los eventuales pleitos cabe solucionarlos exclusivamente por la vía legal y no a través de manifestaciones y huelgas. En la entrevista Klaus insistió en que la crisis en la Televisión pública checa representa, en primer lugar, un problema político en el que el director de la Televisión, Jirí Hodac, es, en sus propias palabras, una triste figura lanzada en el conflicto.

En otro ámbito, el matutino Ceské Slovo informa que el Gobierno checo aprobó ayer la promoción de una licitación para la compra de 24 o, eventualmente, 36 nuevos aviones caza para las Fuerzas Aéreas checas. Según indica este diario, el Gobierno condiciona la decisión sobre la compra de los aviones con la respectiva aprobación por parte de los principales partidos políticos del país, representados en el Parlamento.

Ceské Slovo sostiene que el inicio de la licitación está previsto para el próximo 10 de enero y sus resultados deberán ser debatidos por el Gobierno checo en octubre próximo. Hasta el momento, empresas de Estados Unidos, Francia, así como el consorcio sueco-británico Bae han demostrado interés en suministrar las aeronaves de combate para las Fuerzas Aéreas checas, apunta el rotativo.

El diario Právo escribe sobre la intención del mayor productor de motores aéreos en la República Checa, la empresa Walter, de duplicar sus ganancias en los próximos cinco años. Právo informa que ayer el grupo inversionista norteamericano, Novus Holding Corporation, se incorporó a la empresa, lo que permitirá modernizar maquinarias y equipos en la companía. Dicho grupo lo encabeza Bobby Fessler, empresario norteamericano de fama mundial en el sector de los motores aéreos. La fusión con el Novus es el primer paso tomado por la empresa Walter de la República Checa para asegurar una buena llegada de sus productos en los mercados internacionales, sostiene Právo.

El año pasado fue el más caluroso de los últimos 225 años en Praga, afirma el matutino Mladá Fronta Dnes, basándose en datos proporcionados por meteorólogos checos. Según las mediciones que desde el año 1775 se realizan a diario en el centro meteorológico del palacio Klementinum en la capital, las temperaturas promedio registradas en el año 2000 fueron de 11,78 grados centígrados, mientras que el promedio a largo plazo fue de 9,44 grados centígrados, afirma el diario.