República Checa puede tener el primer caso de la temida la cepa Omicron

La República Checa puede tener el primer caso de la cepa africana del coronavirus B.1.1.529, también conocida como Omicron, informó la TV Nova el sábado. La muestra sospechosa que está siendo sometida a más pruebas para su confirmación final es la de una mujer de la ciudad de Liberec que regresó recientemente de Namibia.

La muestra en cuestión proviene de una prueba de PCR, según informó la portavoz del Instituto Estatal de Salud (SZÚ), Štěpánka Čechová, a la agencia de prensa ČTK el sábado.

Se cree que la nueva variante del virus proviene de la República de Sudáfrica y ha sido clasificada por la Organización Mundial de la Salud como "muy preocupante". Sus propiedades aún no se conocen del todo, agregó Čechová. El SZÚ había anunciado en un comunicado de prensa el viernes que esta mutación aún no se había registrado en la República Checa ni en otros países europeos.

Según el primer ministro Andrej Babiš, la mujer que dio el sospechoso resultado de la prueba regresó a la República Checa desde Namibia, con escalas en la República de Sudáfrica y Dubái. La infección está tomando un curso leve, y se esperan resultados más concretos el domingo, continuó Babiš.

La República Checa ha impuesto restricciones de viaje a las personas que regresan de varias naciones del sur de África. Los viajeros que pasaron más de 12 horas en Sudáfrica, Namibia, Lesotho, Zimbabwe, Zambia o Mozambique en los últimos 14 días deberán permanecer en cuarentena durante 10 días al ingresar a la República Checa. La restricción también es válida para ciudadanos de estados miembros de la UE. No se permitirá la entrada a ciudadanos de terceros países que no tengan residencia de larga duración en la República Checa.