República Checa apoya a la UE en la Cumbre del Clima

r_2100x1400_radio_praha.png

Ni una sola propuesta de la Unión Europea ha sido aceptada por EE.UU. en la Cumbre del Clima, en la Haya. La República Checa se ha sumado a la postura de los Quince que busca convencer a Washington para que respalde, en lo posible, las iniciativas del Viejo Continente.

A diferencia de la Unión Europea, y los países asociados como la República Checa, Estados Unidos insiste en que cumplirá los recortes de emisiones -que les corresponden según el Protocolo de Kioto- siempre y cuando se le permita utilizar lo que han denominado mecanismos de flexibilidad.

Esto debe entenderse como flexibilidad en el comercio de títulos de emisiones entre países, el llamado "mecanismo de desarrollo limpio", que facilita a los países ricos financiar una industria supuestamente "limpia" en los países en vías de desarrollo y un mecanismo análogo enfocado a los países de Europa Central y Oriental.

Entretanto, las grietas de la Unión Europea radican en el recurso de la energía nuclear que, si bien evita los gases del efecto invernadero, provoca residuos altamente peligrosos y problemas de seguridad.

De acuerdo con el ministro de Medio Ambiente checo, Milos Kuzvart, los debates sobre el efecto invernadero son sumamente complejos, existen muchos intereses y grupos de presión, por lo que surgen duras fricciones.

"Se trata de un gran negocio y de una gran irresponsabilidad", sostuvo el ministro Kuzvart, quien no ocultó su decepción, indicando que muchos países han empezado a jugar con fuego.

El ministro checo insistió en que el efecto invernadero no es un fenómeno natural, dijo que se trata de una clara manifestación de la irresponsabilidad del ser humano para con su entorno.

Autor: Federico Picado
audio