RCH - Estados Unidos - cumbre del FMI y del BM

r_2100x1400_radio_praha.png

El Ministerio de Relaciones Exteriores checo dijo entender las razones que motivaron a los Estados Unidos a exhortar a sus ciudadanos a reconsiderar su eventual viaje a Praga al celebrarse en la capital checa la cumbre del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Comentando el proceder de las autoridades estadounidenses, el portavoz del Ministerio de RR.EE. checo, Ales Pospísil, sostuvo que la República Checa no se siente ofendida por la postura adoptada al respecto por los Estados Unidos. "Lo concebimos como un consejo a los ciudadanos y turistas de ese país y lo respetamos como un hecho natural", sostuvo Pospísil. Añadió que, al parecer, a Washington le preocupan los posibles disturbios que puedan acompañar la reunión praguense de las máximas instituciones financieras mundiales. El portavoz de la cancillería checa expresó a la vez no disponer de información alguna de que otro país pudiera dar un paso similar al de los Estados Unidos.

Pospísil afirmó más adelante que personalmente tampoco se decidiría a visitar un lugar tan hermosos como la capital checa, Praga, durante la celebración en la misma de un evento de la magnitud de la cumbre del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Las autoridades checas prevén que durante la celebración en Praga de la sesión del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, del 26 al 28 de septiembre próximo, viajarán a la capital de la República Checa unos de 20 mil adversarios de la globalización. Existen temores de que en Praga puedan tener lugar protestas como las registradas cuando dichas instituciones financieras sesionaron en Seattle, Estados Unidos. Los adversarios de la globalización acusan a las máximas instituciones financieras mundiales de ser responsables de la extrema pobreza en los países subdesarrollados y de contribuir asimismo con su política al empeoramiento del medio ambiente.