Próximo fin de la platea giratoria en Ceský Krumlov

Teatro al aire libre en Cesky Krumlov, foto: Barbora Kmentova

Por la única platea giratoria de la República Checa doblan las campanas. Después de la temporada estival de 2002 dicha platea, integrante del teatro al aire libre instalado en el parque del Palacio de Ceský Krumlov, desaparecerá para siempre de los ojos de los espectadores que durante más de 50 años disfrutaron de este peculiar teatro al aire libre.

Teatro al aire libre en Cesky Krumlov, foto: Barbora Kmentova
La tradición teatral del parque del Palacio de Ceský Krumlov cuenta varias centurias, puesto que el teatro fue una de las diversiones preferidas de la estirpe de los Egenberg, propietarios del palacio en el siglo XVII. Talía regresó al parque en julio de 1947, gracias a lo cual los espectadores tuvieron la suerte de presenciar allí "La noche de los tres reyes", de Wiliam Shakespeare.

Once años después, es decir en 1958, los amantes del arte dramático tuvieron por primera vez la oportunidad de disfrutar de la platea giratoria que giraba en torno al escenario y que por aquel entonces tenía un aforo de 60 personas. Al año siguiente el aforo del teatro ya era de 400 localidades y la última reconstrucción aumentó su capacidad a más de 600 localidades.

La platea giratoria tuvo la mala suerte de ser ubicada en 1958 por el arquitecto y escenógrafo checo, Joan Brehms, precisamente en el parque del Palacio de Ceský Krumlov, considerado por los especialistas como uno de los parques barrocos más conservados y valiosos de la República Checa. Esta joya arquitectónica fue inscrita, junto con el Palacio y el casco histórico de la ciudad de Ceský Krumlov, en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Y en ello radica el quid de la cuestión.

A pesar de la singularidad del teatro con su platea giratoria, que sólo tiene un "doble" en la ciudad finlandesa de Tampere, sus días están contados al no figurar en la lista del Patrimonio de la Humanidad. Además, la UNESCO planea controlar en 2003 el estado de los monumentos culturales que figuran en dicho registro.

La noticia del próximo cierre del teatro al aire libre en Ceský Krumlov fue aplaudida por los protectores de los monumentos históricos, que desde el inicio levantaban sus voces en contra de la peculiar obra, asegurando que la construcción metálica dañaba el aspecto del parque histórico. Pero el portavoz de la alcaldía de la ciudad de Ceský Krumlov, Vladimír Zunt, asegura que la singular platea giratoria no necesariamente tendría que desaparecer, puesto que la alcaldía está dispuesta a ayudar al inversionista que quiera hacerse cargo del traslado del teatro a algún otro lugar.

Sin embargo, tal como suele suceder, la salvación de la obra depende de los recursos financieros. Los gastos previstos para el traslado de ésta o la construcción de una nueva alcanzan decenas de millones de coronas. Pero la alcaldía de Ceský Krumlov continúa buscando una solución viable a favor de la salvación de esta singular atracción de la región. Los concejales son consientes también de que está amenazada la continuidad de la tradición de las veladas teatrales en el parque del Palacio de Ceský Krumlov, que cuenta con más de medio siglo.

Sea como fuere, la platea giratoria del teatro al aire libre en Ceský Krumlov seguirá girando en torno al escenario por lo menos dos años más. Si se disponen a visitar la República Checa antes de esa fecha, amigos oyentes, no se pierdan la oportunidad de disfrutar de alguna pieza teatral bajo las estrellas y en el mágico ambiente nocturno del parque del Palacio de Ceský Krumlov.