Prevenciones contra el coronavirus encarecen las operaciones en hospitales

Tras un tiempo de parálisis por el coronavirus, los hospitales vuelven a programar en las últimas semanas las operaciones atrasadas. Sin embargo, el precio de estas operaciones aumenta debido a los test preventivos a los que se someten pacientes y médicos, según informa el diario Hospodářské Noviny.

Las aseguradoras médicas no se hacen cargo de la prueba, que cuesta en torno a 110 euros, por lo que los hospitales la pagan de sus propios fondos para mantener protegido no solo a su personal, sino también a los pacientes que entran al quirófano, a los que podría poner en peligro el coronavirus.

De acuerdo con Lukáš Velev, director del hospital de Jihlava, esto amenaza la disponibilidad de los servicios sanitarios. Por ejemplo, el hospital Motol de Praga ya ha gastado 400 000 euros en pruebas para el coronavirus.