Praga y Atenas incrementan cooperación para ayudar a la renovación de los Balcanes

r_2100x1400_radio_praha.png

El presidente de Grecia, Konstantinos Stefanopulos, sostuvo durante su visita oficial a la República Checa que esperaba que Praga se sume a los programas de renovación de los Balcanes. El mandatario también destacó la importancia de la Unión Europea y resaltó el apoyo de su país al proceso de ampliación de las estructuras continentales.

Grecia es el único país de la región balcánica que es miembro de la Unión Europea, por lo que resulta lógico su interés en la pronta y eficaz renovación política y económica de sus vecinos hasta hace poco se vieron enfrascados en conflictos bélicos.

Tras la derrota del presidente Slobodan Milosevic en Yugoslavia fue derribado el último obstáculo para iniciar la renovación de la región sudoriental de Europa, formada por países que han tenido un protagonismo especial en la historia europea.

La situación geográfica de Grecia en los Balcanes exige su participación en este proceso de ayuda a la región, pero cabe preguntarse cuál es el papel de la República Checa.

Como consecuencia de la transformación política en Yugoslavia tras la llegada del presidente Vojislav Kostunica, varios países miembros de la OTAN pidieron a Praga que sirva de mediador entre Belgrado y Occidente, aprovechando las relaciones tradicionales entre checos y yugoslavos.

Resulta que la República Checa mantiene relaciones especiales con la antigua Yugoslavia desde tiempos memorables. Esto ha servido para que los serbios acepten la mediación de Praga como el único país de la OTAN que no ha perdido su prestigio aún después de los bombardeos aliados.

Grecia ha comprendido my bien la importancia del papel de la República Checa, para las negociaciones regionales y con Occidente. Sobre la mesa de negociaciones de checos y griegos se baraja la cooperación mutua de las empresas de ambos países en los proyectos de reconstrucción de infraestructuras, asesoría técnica y especializada en diferentes ramas.

Praga y Grecia buscan proyectos y programas para ayudar a los países balcánicos a regresar a las estructuras continentales y también mundiales, como por ejemplo las Naciones Unidas.

La cooperación iniciada por Grecia y la República Checa es un ejemplo a seguir a nivel europeo, coincidieron especialistas en la materia y expertos en asuntos balcánicos.

Autor: Federico Picado
audio