Noticias Viernes 14 de MAYO de 1999

r_2100x1400_radio_praha.png

Havel - Sánchez

Después de seis meses de intensos esfuerzos, el disidente cubano Elizardo Sánchez logró reunirse en Praga con el presidente checo, Václav Havel. Elizardo Sánchez no pudo participar en Praga en el Foro 2.000 debido a que el régimen de Castro no le había permitido abandonar el país. En el encuentro con el presidente Havel, Sánchez valoró altamente el apoyo que la República Checa presta a los luchadores por la democracia en Cuba. La República Checa presentó el año pasado a la Comisión de la ONU para los Derechos Humanos la resolución en que se apela al gobierno cubano que garantice el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Iniciativa checo-griega

Grecia dio a conocer su intención de presentar, junto con la República Checa, a los órganos de la OTAN, Unión Europea y otras organizaciones internacionales un plan para la solución de la crisis en Kosovo. El plan - que cuenta con la retirada de las unidades serbias de Kosovo y el fin de los ataques aéreos de la Alianza Noratlántica contra Yugoslavia - encuentra apoyo también en Eslovenia e Italia.

Temelín - apoyo

El gobierno de la República Checa decidió continuar la construcción de la central nuclear de Temelín sita en Bohemia Meridional según el concepto presentado por el ministro de Industria y Comercio, Miroslav Grégr, bajo la condición de que las finanzas necesarias para la conclusión de la obra no superen los 98 mil millones de coronas. Dicha decisión provocó repercusiones contradictorias tanto en el escenario político checo, como en los círculos ecológicos. Los ministros, incluso los que se oponen a la conclusión de la obra, respetan la decisión del Gabinete. Por su parte, los activistas ecológicos advierten que no dejarán de luchar contra la terminación de la planta.