Ministro llama a calma tras nuevo caso de "vacas locas"

r_2100x1400_radio_praha.png

En la República Checa fue detectado otro caso de la enfermedad de las "vacas locas". El ministro de Agricultura checo, Jan Fencl, asegura que toda la carne de res en los mostradores reúne las condiciones sanitarias adecuadas y que no existe razón alguna para cambiar las medidas preventivas en vigor.

El caso de la vaca enferma fue detectado en la granja agrícola de la aldea de Svetnov, a cuarenta kilómetros de la localidad de Dusejov, donde fue detectado a inicios de junio el primer caso de la encefalopatía bovina espongiforme en la República Checa. Los veterinarios desconocen hasta el momento cuál fue el causante de la enfermedad.

Los agricultores temen que en el país disminuya aún más el consumo de la carne de res que, después de ser detectado el primer caso, bajó en un 25%.

Sin embargo, el ministro Fencl afirma que no existe razón para el pánico y que los controles de la carne son suficientemente rigurosos.

"De la carne se separa todo el material riesgozo y los controles en los mataderos son muy duros. Insisto en que toda la carne que aparece en los mostradores de los almacenes checos cumple las condiciones sanitarias, de manera que los consumidores no corren peligro alguno al comprarla." Pese a que los resultados definitivos de los exámenes serán dados a conocer este fin de semana, el ministro convocó para este jueves a una reunión extraordinaria.

Los gastos por las pruebas priónicas, superaron hasta el momento en la República Checa la suma de 3 millones de dólares. El financiamiento de los mismos ha desatado una guerra entre el ministro Fencl y el ministro del Medio Ambiente, Milos Kuzvart, a quien no le gusta que su cartera deba contribuir a los exámenes con casi 5 millones de dólares. Sin embargo, ni los problemas con el financiamiento podrán impedir la continuación de los rigurosos controles, destacó el ministro Fencl.