Marenka Zieglerová

r_2100x1400_radio_praha.png

Marenka Zieglerová, la primera dama de la opereta checa. Este año se cumplieron 120 años de su nacimiento.

A principios del siglo 20 cuando el cine estaba en pañales y no existía todavía la radio para difundir los hits, la opereta estaba en su auge y las actuaciones de la cantante Marenka Zieglerová causaban furor entre el público asistente a los teatros praguenses.

Su hermosa voz y su belleza física arrebataban a los espectadores masculinos. Marenka Zieglerová fue hace cien años lo que hoy en día llamaríamos una "superestrella". Sus actuaciones en las operetas „La Bella Galatea", "Murciélago", „Bocaccio", „El Baile en la Ópera" y „La Bella Elena" se hicieron memorables.

Marenka Zieglerová nació en 1881 en Praga, en la familia de un sastre. A los cuatro años empezó a dedicarse al ballet y siendo niña bailó en un espectáculo en el Teatro Nacional de Praga. A los 16 años la joven frecuentó un curso en una escuela de canto operístico, en la capital checa. Y a los 17, Marenka comprendió que había nacido para el canto.

Su estelar carrera se inició al ser contratada por el teatro Arena, en el suburbio capitalino de Smíchov.Gracias a la actuación de Marenka Zieglerová, Arena, con un aforo de 1500 espectadores, se convirtió en una de las principales atracciones de la capital checa.

Se cuenta que muchas veces los admiradores de Marenka Zieglerová, al salir del teatro embelesados por su primoroso canto y su belleza, quitaban los caballos de su carruaje, se enganchaban a él y, como si fueran bestias de tiro, tiraban del coche y lo conducían hasta el domicilio de la diva con ella sentada cómodamente en el interior.

Los críticos de la época escribían con entusiasmo sobre las actuaciones de Marenka Zieglerová. En 1903 cosechó un fabuloso éxito como protagonista del musical norteamericano "La Bella de Nueva York". La envidia de las rivales no conocía límites.

Por aquel entonces surgió el rumor de que Marenka Zieglerová había sido herida de un balazo por la archiduquesa Windischgratz. Al parecer, fue una venganza de la aristócrata, nieta del emperador José I, al pillar a su marido in fraganti con la cantante.

Todavía muchos años después se mostraba a los visitantes del jardín praguense Grobovka el árbol en que se había alojado la bala que la archiduquesa supuestamente había disparado contra la cantante. Un reportaje sobre el supuesto escándalo apareció en 1903 en el periódico sensacionalista francés Le Petit Journal, bajo el título de "Un drama pasional- La Venganza de una mujer ultrajada".

Sin embargo, Marenka Zieglerová se empeñó durante toda su vida en desmentir el episodio. Hay bastantes razones para creerle a pesar de que realmente la cantante fue una mujer poco convencional en todo.

Tras una exitosa gira por Estados Unidos en 1906, Marenka Zieglerová fundó en Praga un teatro de opereta, inaugurado en 1908 con el estreno praguense de "La Viuda alegre" al que asistió su autor Franz Lehár.

Después de la Primera Guerra Mundial terminó la Edad de Oro de la opereta. Marenka Zieglerová se retiró del escenario, actuando sólo como invitada. En 1933 interpretó todavía el papel protagonista de la opereta "Marenka", de Rudolf Piskácek, que narra su esplendorosa carrera.

Todavía a los 62 años la cantante llenó ocho veces la prestigiosa sala praguense Lucerna. El escritor Adolf Branald cuenta sus destinos en el libro "Sombras de Oro". Y hace 5 años, el Teatro Musical de Karlín, en Praga, escenificó con extraordinario éxito un musical dedicado a la superestrella Marenka Zieglerová.