Los ornitólogos critican el uso de veneno contra los topillos: afecta a los pájaros

El Ministerio de Agricultura permite de nuevo a los agricultores el uso superficial de veneno para combatir la plaga de topillos en sus tierras, algo que preocupa a los ornitólogos.

Aunque la aplicación del veneno solo está permitida en zonas donde los topillos superen cierto número y supongan un claro daño para las plantaciones, los ornitólogos afirman que esto puede matar a otros animales que se alimentan de roedores, como es el caso del cernícalo, los mochuelos y de los búhos.

Zdeněk Vermouzek, director de la Asociación Checa de Ornitología, dice que mientras que los roedores pueden reproducirse rápidamente, los pájaros tardan mucho más, por lo que la muerte de cada ejemplar es dañina para el ecosistema.