Liberada una checa en Siria sospechosa de apoyar a los rebeldes

Siria ha liberado este sábado a una ciudadana checa que llevaba detenida desde finales de junio por ser sospechosa de ayudar a las fuerzas rebeldes. Sandra Bitarová, de 32 años proviene de una familia checo-siria y tiene su residencia permanente en Damasco, donde trabaja en una agencia de publicidad. La embajada checa en Siria, una de las pocas occidentales que permanece abierta, ha confirmado la noticia este sábado. Según se dice, Bitarová no se inmiscuye en política, pero sí su padre, conocido activista sirio contra el Gobierno de Bashar Al-Assad.