Legisladores prolongaron la validez de la ley de lustración

r_2100x1400_radio_praha.png

Los legisladores checos prolongaron la validez de la "ley de lustración" que prohibe a los antiguos funcionarios comunistas, agentes de la Policía Política y miembros de las Milicias Populares desempenar cargos en la función pública de este país.

Los diputados checos obviaron así el veto del presidente de la República, Václav Havel, quien había rechazado firmar la enmienda que prolonga la validez de la ley de lustración.

Havel justificó este paso alegando que desea obligar al Gobierno a acelerar la elaboración del proyecto de la ley sobre la función pública, todavía inexistente en la República Checa.

Al defender la necesidad de prolongar dicha ley, el diputado por la Unión de la Libertad, Václav Krása, subrayó:

"El objetivo de dicha ley es impedir que los antiguos líderes comunistas vuelvan a la administración estatal, a la que podrían llevar consigo su propio "modus operandi", o sea la corrupción, el nepotismo y la promoción sin escrúpulos de sus intereses" dijo el diputado Václav Krása.

La "ley de lustración" fue prolongada por tiempo indefinido y se prevé que sea vigente hasta la aprobación de la ley de la función pública, necesaria para la entrada de este país en la Unión Europea.

El único cambio hecho por los legisladores en esta ley es que su enmienda no atane a los ciudadanos checos nacidos después del año 1971, o sea los que a la hora de derrumbarse el régimen comunista en la extinta Checoslovaquia en 1989, tenían 18 años y difícilmente pudieron comprometerse con los comunistas en el poder.

En pro de la prolongación de la "ley de lustración" votaron los diputados de derechas y una parte de los diputados de la gubernamental Socialdemocracia, mientras que en contra estuvieron los comunistas y el resto de los legisladores socialdemócratas.