La Policía de Extranjería detectó a 11 170 migrantes irregulares en 2021, la mayoría de Ucrania

El año pasado, la Policía de Extranjería detectó a 11 170 migrantes irregulares, 4077 más que en 2020. El director de la Policía de Extranjería, Milan Majer, y el subjefe del Cuerpo de Policía, Martin Vondrášek, presentaron los datos en una rueda de prensa este viernes. Con mayor frecuencia, los detenidos fueron de origen ucraniano o moldavo.

Se trata del número más alto desde 2008, el primero para el que la agencia ČTK dispone de datos. Sin embargo, las estadísticas se vieron significativamente afectadas por la pandemia de COVID-19, ya que también incluyen a los extranjeros que ingresaron legalmente a la República Checa pero no cumplieron con las normas antiepidémicas. “La cifra parece realmente alta, ya que durante la crisis migratoria de 2015 registramos alrededor de 8 500 migrantes irregulares, pero hay que recalcar que fue un aumento debido a las medidas de protección de emergencia emitidas por el Ministerio de Salud para la entrada y residencia en la República Checa", dijo Majer.

Según Vondrášek, el aumento también debe interpretarse en el contexto de la migración en toda la Unión Europea, que ha aumentado significativamente.