La OCDE llama la atención a Chequia y pide mejora de la independencia del poder judicial

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha manifestado en un informe su malestar por la dimisión del fiscal general del Estado checo, Pavel Zeman, anunciada el mes pasado y que se hará efectiva a partir del 30 de junio.

Tras presentar su dimisión, Pavel Zeman declaró haber recibido presiones por parte de la ministra de Justicia, Marie Benešová, quien previamente había amenazado con abrir una querella disciplinaria contra el fiscal, un hecho del que se hace eco el informe de la OCDE.

La organización apunta que Chequia todavía no ha logrado garantizar la independencia judicial de los fiscales generales del Estado y que, por lo tanto, seguirá analizando la evolución de este asunto en el país.