La CE confirma en su auditoría final el conflicto de intereses del primer ministro Babiš

La versión final de la auditoría de la Comisión Europea vinculada al primer ministro checo confirma que Andrej Babiš está en conflicto de intereses, según informó la agencia ČTK, citando a varios eurodiputados. Las autoridades checas están esperando ahora la versión checa del borrador final del informe sobre las subvenciones recibidas por el grupo Agrofert. Este debería llegar en enero.

Según los informes preliminares de los auditores, el país debería devolver alrededor de 17 millones de euros a la Unión Europea en relación con el asunto.

En mayo, el Comité de Control del Parlamento Europeo recomendó que Andrej Babiš renunciara a su cargo o dejara de aprovechar los fondos de la UE a través de empresas vinculadas a Agrofert, si se confirmara un conflicto de intereses.

El primer ministro checo ha sostenido repetidas veces que colocó al grupo Agrofert en fondos fiduciarios, por lo que se ha adherido a las leyes checas. No obstante, los auditores de la Comisión Europea afirman que Babiš que sigue controlando a Agrofert de manera indirecta.