Klaus y Pithart con opuestas visiones del rol presidencial no lograron inclinar votos en su favor

Václav Klaus, Petr Pithart

La elección presidencial celebrada este miércoles en la República checa no dio respuesta a la pregunta de ¿quién sustituirá a Václav Havel? Ninguno de los cuatro candidatos obtuvo la necesaria mayoría de votos.

Václav Havel, Foto: CTK
Los comicios presidenciales constituyeron un verdadero maratón. La sesión la inauguró el presidente, Václav Havel.

"Sean todos bienvenidos al Castillo de Praga en esta sesión conjunta de ala Cámara de diputados y del Senado con motivo de la elección del nuevo presidente de la República Checa."

Václav Havel expresó la convicción de que su sucesor sería electo en la primera vuelta. No obstante, después de nueve horas, en las que se efectuaron tres vueltas de la elección, se desconocía todavía el nombre del futuro presidente del país. De los cuatro candidatos pasaron a la segunda y tercera vueltas sólo Václav Klaus, propuesto por el oposicionista Partido Cívico Democrático y Petr Pithart, quien contó con el mandato del democristiano Partido Popular. Pero ninguno obtuvo la mayoría de votos y ello a pesar de que ambos presentaron una amplia visión del rol del presidente.

Petr Pithart, Foto: CTK
"El presidente debería ser el mediador y principal participante del diálogo político sobre las formas de solución de los problemas cotidianos que aquejan a los ciudadanos", señaló Petr Pithart.

"El presidente no está para intervenir abiertamente en el escenario político, sino que gracias a su autoridad debería influir indirectamente sobre el acontecer político en el país", afirmó Václav Klaus.

Václav Klaus obtuvo un mayor número de votos en las tres vueltas, aunque no hubo ningún ganador absoluto. Para muchos senadores y diputados el fracaso de la elección presidencial es una gran decepción.

Václav Klaus, Foto: CTK
"Ello testimonia de la poca efectividad del parlamento y de los partidos políticos checos. Creo que llegó la hora de valorar si no sería mejor celebrar en este país elecciones presidenciales directas", sostuvo Jan Kasal del democristiano Partido Popular, vice presidente de la Cámara Baja checa.

La opinión de Kasal fue compartida por el senador independiente, Josef Cózr.

"Me parece que la elección se prolongó demasiado. Si en todas partes se trabajara con esa lentitud, si se trabajara así por ejemplo en las alcaldías, no alcanzaríamos a hacer nada. Los senadores independientes estamos desilusionados por la prórroga de los comicios".

La Constitución de la República Checa, estipula que la nueva elección, con posibilidad de tres vueltas, debe efectuarse a más tardar dentro de 30 días. Esto significa que el país estará algún tiempo sin presidente, ya que Václav Havel abandonará el cargo el 2 de febrero.