Iufaa y su secreto

r_2100x1400_radio_praha.png

En el Museo Náprstek, en Praga, tiene lugar una exposición que da a conocer al público los nuevos descubrimientos de los egiptólogos checos en Abúsír, cerca de el Cairo.

Uno de los espectaculares de los arqueólogos checos a orillas del Nilo, en Abúsír, ha sido el descubrimiento de la tumba del funcionario del faraón, Iufaa:

Un ingenioso sistema de elevadores alzó, centímetro a centímetro, la tapa de 24 toneladas del sarcófago exterior que yacía en un profundo pozo. Después se vio en el fondo de la tumba el sarcófago interior con los restos del féretro de madera que guardaba a la momia de Iufaa, gerente del palacio del faraón en el antiguo Egipto, cinco siglos antes de Cristo.

Los brazos y las piernas de la momia estaban cubiertas por finas láminas de oro. La envolvía una red en cuyos hilos se hallaban ensartados cientos de cuentas de cerámica de color azul. Del ajuar funerario no faltaba nada ya que los ladrones jamás habían penetrado en la tumba.

Los arqueólogos encontraron en la tumba del gerente Iufaa vasos canópicos,destinados a guardar las vísceras del difunto, así como esculturas de las divinidades que debían hacerse cargo de las labores del difunto, y también repicientes para unguentos olorosos.

Y precisamente la exposición "Iufaa y su secreto", instalada en el Museo náprstek, en Praga, documenta el importante descubrimiento logrado por los arqueólogos checos en Abúsír. Los visitantes pueden apreciar en una réplica la belleza de la red con cuentas cerámicas que cubría a la momia y una serie de fotos familiarizan a los visitantes con la impresionante apertura de la tumba de Iufaa.

Los arqueólogos checos empezaron a develar los secretos de la tumba de Iufaa en 1996. Antes de que los científicos pudieran llegar al sarcófago, guardado en un pozo a 25 metros de profundidad,fue necesario remover 2500 metros cúbicos de arena. El sarcófago fue abierto dos años más tarde, en 1998.

Precisamente el difícil acceso había disuadido en el pasado a los ladrones de modo que los arqueólogos encontraron en la tumba un ajuar funerario completo, dañado sólo por la humedad. Semejante descubrimiento de una tumba con un ajuar funerario intacto se había realizado por última vez en Egipto en 1941.

El egiptólogo Ladislav Bares explicó que los ladrones habían intentado penetrar en la tumba de Iufaa, pero desistieron cuando los separaban del sarcófago tan sólo dos metros y medio.

La exploración de la tumba de Iufaa continuará todavía en los próximos cuatro años y después ésta se convertirá en una de las principales atracciones turísticas de Abúsír.

Los arqueólogos checos realizan excavaciones en Abúsír, a 20 kilómetros de El Cairo, desde 1960. Según explicara a los periodistas el egiptólogo Ladislav Bares, la República Checa cuenta en Egipto con una de las concesiones arqueológicas más importantes donde podrán realizarse excavaciones todavía durante 150 o 200 años.