Inversores piden bonos estatales por un valor de 850 millones de euros

Inversores han pedido bonos estatales checos por un valor de 850 millones de euros. Esa suma supera dos veces el volumen de bonos que tenía previsto vender el Ministerio de Finanzas. Debido al gran interés por parte de los inversores, el Ministerio decidió cerrar el plazo para la presentación de los pedidos el pasado viernes. Los interesados disponen de un plazo de cinco días para pagar los bonos, en caso contrario, la transacción será anulada. El próximo año, el Estado checo tiene previsto vender bonos por un precio total de un mil 600 millones de euros.

Autor: Roman Casado