Gobierno prohíbe los viajes entre distritos e impone más restricciones a partir del lunes

El Gobierno checo ha anunciado que limitará de manera marcada la movilidad de las personas a partir del lunes 1 de marzo. Las personas solo podrán desplazarse en el marco de los distritos donde viven. Para salir de los distritos por cuestiones de trabajo, consultas médicas y otros motivos de semejante importancia se necesitará presentar una confirmación por parte del empleador o un formulario con el sitio, hora y motivo del viaje.

Las compras solo serán posibles en el distrito de residencia y quedarán prohibidas todas las visitas a familiares, con excepción de cuidados indispensables. Al salir a pasear o a correr durante el día, las personas deberán permanecer en el pueblo o ciudad de su residencia. Por la noche será posible pasear al perro a una distancia máxima de 500 metros del hogar.

El Ministerio de Salud ha ordenado a los empleadores que equipen a su personal con elementos de protección de las vías respiratorias. Su uso será obligatorio a partir del lunes también en los sitios de trabajo, salvo cuando los empleados se encuentren solos en las oficinas o salas.

El Gobierno ha decidido reducir asimismo las excepciones aprobadas anteriormente para algunos servicios y comercios. Permanecerán abiertas las tiendas de alimentos, farmacias, droguerías y puntos de entrega de mercancía. Cerrarán las papelerías, las tiendas de ropa y zapatos para niños, por ejemplo. Las reglas para los establecimientos gastronómicos se mantendrán iguales, las ventas solo podrán realizarse por medio de ventanillas, según informó el ministro Karel Havlíček.

A partir del lunes 1 de marzo cerrarán sus puertas todas las escuelas, incluidos los preescolares y grupos infantiles, con excepción de los centros educativos vinculados a establecimientos de salud.

Todas las medidas se aplicarán durante tres semanas.