Gobierno no podrá vender el aeropuerto de Praga-Ruzyně

El Gobierno checo no podrá privatizar el aeropuerto internacional de Praga-Ruzyně. Así decidió este martes la Cámara Baja, anulando la resolución del Senado que en noviembre aprobó su venta. La actual decisión de los diputados debe consentirla todavía el presidente de la República. El primer ministro, Jan Fischer, aplaudió la decisión de los diputados y señaló que en vista de la situación actual provocada por la crisis, no hay motivo para privatizar el aeropuerto de Ruzyně. El proyecto de ley que prohíbe la venta del aeropuerto internacional de Praga fue presentado en febrero pasado por el Partido Socialdemócrata, que insistió en que el Estado Checo debería seguir siendo el propietario mayoritario de Ruzyně.