Gélidas temperaturas complican el transporte ferroviario

Una ola de frío ártico ha afectado la noche del martes al miércoles la mayor parte del territorio checo. Temperaturas por debajo de los 20 grados bajo cero se han detectado en diferentes regiones del país. La temperatura más baja, de 29 grados bajo cero, se registró en Horská Kvilda, en Bohemia del Sur. Las fuertes heladas causaron rupturas de las vías férreas en las líneas de Praga-Nymburk, Praga-Beroun y en Moravia del Sur. Los meteorólogos pronostican para esta noche nevadas y fuertes vientos. Las temperaturas se situarán alrededor de 10 grados bajo cero.