Finalizó la reconstrucción de los jardines del Castillo de Praga

r_2100x1400_radio_praha.png

Después de once años de reconstrucciones, han sido abiertos al público los últimos dos jardines barrocos del Castillo de Praga, sede presidencial checa. Al acto solemne de reapertura de los jardines Kolowratska y Mala Fürstenberska asistió el presidente de la República, Václav Havel.

La amplia reconstrucción del conjunto de jardines y terrazas que rodean la sede presidencial checa, fue iniciada en 1989 y su coste alcanzó casi 300 millones de coronas, o sea unos 8 millones de dólares. La reconstrucción fue auspiciada y en parte financiada por el Príncipe Carlos de Inglaterra.

El objetivo de la reconstrucción fue eliminar los insensibles cambios arquitectónicos realizados en los años cincuenta, durante el extinto régimen comunista. Los arquitectos encargados de la reconstrucción lograron revivir el espíritu original de los jardines, que en Europa Central representan un singular ejemplo del barroco italiano.

El presidente checo Václav Havel destacó que los jardines unen el Castillo de Praga con el cercano barrio gubernamental checo, enfatizando que el primer mandatario puede llegar así a la sede del Parlamento y a la del Gobierno en pocos minutos. "Deseo que se convierta en un símbolo de cooperación entre los poderes del Estado checo", puntualizó Havel.

Al acto de reapertura asistieron ayer, lunes, además del presidente Havel, el secretario personal del Príncipe Carlos de Inglaterra, Nicholas Archer, el premier checo, Milos Zeman, así como otros representantes de la vida política y cultural del país.

Los jardines y terrazas del Castillo de Praga están abiertos todos los días desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre. Se extienden en una superficie de 7 700 metros cuadrados y todos los años los visitan más de 70 000 personas.