Exposición de postales en la Sinagoga Española de Praga

r_2100x1400_radio_praha.png

El desaparecido mundo de antano de las comunidades judías de Europa Central y Oriental de antes de la Segunda Guerra Mundial, sus monumentos, tradiciones y costumbres - todo ello se halla documentado en la exposición de postales que tiene lugar en la Sinagoga Española de Praga.

La exposición denominada "Jamim mikedem", o sea "El Tiempo Pasado", ofrece a los visitantes unas 450 postales que en su conjunto son testimonio del estilo de vida de los judíos antes del holocausto. Su realizador, el Museo Judío de Praga, senala que se trata de la primera exposición de este género en el mundo.

Al organizar la exposición, el Museo Judío ha podido utilizar postales que provienen de la colección de Frantisek Bányai, coleccionista que se dedica a esta afición desde hace quince años. La exposición recoge materiales y documentos históricos verdaderamente excepcionales que faltan incluso en la propia colección del Museo Judío.

Los motivos que predominan en las postales expuestas son las sinagogas, los cementerios, los guetos y otros lugares venerados por los judíos. La exposición hace hincapié en el legado judío de la capital checa y en las postales de sinagogas no tan conocidas, por estar situadas en otras localidades de Bohemia y Moravia. Uno de los centros judíos fue a principios de este siglo también la ciudad balneario de Karlovy Vary, en Bohemia Occidental, donde se daban cita todos los años los rabinos de Galitzia, acompanados por sus creyentes.

Gran atención se dedica también al modo de vivir en las comunidades judías de aquel entonces, muy cerradas, tradicionales y conservadoras, de Eslovaquia, de la región polaca de Galitzia y de la Rusia Subcarpática. Fueron las regiones con la mayor densidad de población judía de Europa, y en las que los judíos habían creado una cultura muy original. La mayoría de los lugares ilustrados en las postales ya no existen. En las cámaras de gas del Tercer Reich desapareció también el estilo de vida tradicional de esas comunidades.

Una de las partes temáticas de la mencionada exposición de la Sinagoga Española de Praga son las fotografías de ancianos judíos y ninos del "cheder", o sea de la escuela judía. Los judíos aparecen en las postales con sus trajes típicos y están fotografiados desempenando profesiones en otras épocas reservadas principalmente a los integrantes de esta nación de la diáspora: usureros, buhoneros, ropavejeros, sastres y amoladores.

Otras postales se inspiran en el judaísmo y las costumbres y fiestas religiosas relacionadas con él. Algunas muestran a hombres con ninos que, endomingados, van en el día de shabat a la sinagoga. En otras se pueden ver hombres con las capas de oración que asisten a la misa matutina. La mayoría de las postales son de felicitación con motivo de las fiestas nacionales judías, de las cuales las más importantes son sin duda el Año Nuevo, el Día de la Reconciliación y la fiesta de primavera Pesach que conmemora la liberación de la nación judía del cautiverio egipcio.

También los destacados acontecimientos de la vida cotidiana propiciaban el envío de postales de felicitación. Por ello los organizadores de la exposición tampoco han olvidado lo que representan en la vida de los judíos acontecimientos tales como la boda bajo la "chupa", o sea el baldaquín, con todos sus bailes y la música típica judía, o la circuncisión del hijo primogénito y "bar micva", festejos de la mayoría de edad religiosa al cumplir el hijo los trece años.

Forman parte de la exposición asimismo postales con motivos graciosos y deportivos, o con imágenes de los lugares santos de Palestina. Tampoco faltan los carteles y postales antisemitas. Cabe agregar que la exposición de postales judías en la Sinagoga Española de Praga cerrará sus puertas el 31 del mes en curso.