Empiezan a volver los checos que emigraron a Irlanda

La grave situación económica de Irlanda, con un 15 por ciento de desempleo, ha convencido a volver a muchos de los checos que emigraron a la isla en sus tiempos de bonanza. Se calcula que unos 12.000 checos se han instalado en Irlanda en los últimos ocho años, aprovechando el crecimiento económico del país y ayudados por la libre circulación de personas dentro de la Unión Europa. Ahora, bien por perder su trabajo bien por el mal funcionamiento de sus negocios, una buena parte está regresando a su país de origen.