El primer ministro quiere que se investigue a fondo el caso de los Pandur

El primer ministro checo, Jan Fischer, se ha interesado por el caso de supuesta corrupción en la adjudicación de la licitación de suministro de los 107 vehículos militares de transporte blindados Pandur en 2005. Fischer ha instado a que se investigue a fondo el caso y se depuren responsabilidades en caso de confirmarse las acusaciones. Según publicó el diario Mladá Fronta Dnes, la empresa austriaca responsable de su fabricación, Steyr, pagó a partidos políticos checos entre un dos y un tres por ciento del monto total de la operación que ascendía a más de 540 millones de euros. En las reuniones con la empresa austriaca habrían asistido, entre otros, el entonces primer ministro del Partido Socialdemócrata, Stanislav Gross, y el actual ministro de defensa, Martin Barták, nombrado por el Partido Cívico Democrático. Tanto Steyr como ambos partidos niegan las informaciones.

Autor: Carlos Ferrer