El primer ministro insta a los checos a quedarse en casa durante la Semana Santa

El primer ministro checo, Andrej Babiš, en un discurso a la nación este jueves por la noche instó a sus conciudadanos a no tomar a la ligera la amenaza del coronavirus durante la Semana Santa.

Babiš exhortó a la población a respetar las normas de la cuarentena en curso, así como las restricciones a la libertad de movimiento, recomendó evitar entrar en contacto con los miembros mayores de la familia que son lo más vulnerables a la enfermedad COVID-19.

La Pascua es una celebración de esperanza, y es necesario que respetemos las restricciones para salir adelante. Los próximos cuatro días serán cruciales en la lucha contra el coronavirus insistió el primer ministro.

Las palabras de Babiš fueron respaldadas por el ministro del Interior, Jan Hamáček, quien tuiteó que las cifras de contagios eran bajas porque la gente se ha quedado en casa y que las cosas podrían empeorar si las personas empezaban a incumplir las restricciones establecidas.