El primer ministro de Sajonia quiere mantener abiertas las fronteras para los trabajadores fronterizos checos

El primer ministro de Sajonia, Michael Kretschmer, no quiere cerrar las fronteras con Chequia a pesar de la preocupante situación epidémica. Su Gabinete está negociando con el Gobierno Federal una excepción para los trabajadores trasfronterizos que viajan a Sajonia desde Chequia y Polonia. Kretschmer afirmó para la agencia ČTK que el sistema sanitario sajón no puede prescindir de médicos y cuidadores checos que trabajan en el estado federado.

El Gobierno alemán adoptó el miércoles una nueva medida que impone un test negativo para todos los que lleguen de países de alto riesgo, es decir a regiones con más de 200 nuevos casos de COVID-19 por 100 000 durante siete días. Chequia supera el límite establecido, pero, por el momento, no ha sido colocado en la lista alemana de países de alto riesgo.

De acuerdo con el primer ministro Sajón hace falta determinar hasta qué punto los trabajadores transfronterizos contribuyen a la propagación del coronavirus y admitió que, dada la incidencia de la enfermedad en Chequia, es posible que jueguen un papel activo. Por lo mismo, Sajonia quería imponer la obligación de presentar dos test negativos de coronavirus por semana. No obstante, finalmente decidió que uno sería suficiente. La medida entrará en vigor el próximo 18 de enero.