El Ministerio del Interior checo busca proteger a los futbolistas y fans checos durante el desquite en Glasgow

El Ministerio del Interior checo se pondrá en contacto con las autoridades escocesas para tratar el tema de la seguridad de futbolistas y fans checos durante el desquite entre el Sparta Praga y el Glasgow en el marco de la Liga Europea de la UEFA en noviembre.

Tras el partido de ida en Praga, disputado ante un público de menores de edad, los niños fueron acusados de comportamiento racista hacia el jugador Glen Kamara por los medios británicos, el entrenador de los Rangers y el abogado del jugador. Un funcionario de la Asociación Escocesa de Fútbol comparó a los niños checos a fruta podrida.

Miembros del Gobierno checo calificaron los insultos de inaceptables y el ministro de Relaciones Exteriores, Jakub Kulhánek, convocó al embajador británico en Praga, Nick Archer. El jefe de la Diplomacia solicitó que la Asociación de Fútbol de Escocia que se disculpara por las ofensas.