El Manneken pis se viste de diseño checo

El Manneken pis, foto: ČT

La estatua más famosa de Bruselas, el Manneken pis, pudo presumir este miércoles de ropa de diseño checa. La modista Alice Klouzková empleó la tradicional técnica del teñido con añil para vestir a la estrella del centro histórico de la capital belga.

Ropa de diseño checa, foto: Ingrid Mihalová, Archivo del Centro Checo de Bruselas

Una pequeña estatua de bronce de un niño haciendo pis centra más miradas de los turistas que visitan Bruselas que la estupenda Grand-Place, el Atomium o los imponentes edificios de la Unión Europea. Tiene más de cuatro siglos de intensa historia y ha vivido prácticamente de todo sin perder su sana actitud ante la vida. Pero nunca antes había vestido ropa checa, y eso que vestir al Manneken pis es una tradición casi tan antigua como la propia estatua.

Coincidiendo con la fiesta nacional de la República Checa, que se celebra el próximo 28 de octubre, se decidió que ya era hora de honrar su simbólica figura con un atuendo del país. El Manneken pis recibió un traje que reúne tradición y modernidad checa, explica a Radio Praga Internacional la directora del Centro Checo de Bruselas, Jitka Pánek Jurková.

Jitka Pánek Jurková, foto: Ingrid Mihalová, Archivo del Centro Checo de Bruselas

“Lo primero que decidimos es que queríamos un tejido teñido con añil. Este tipo de tela es un bonito símbolo porque es una magnífica técnica artesana tradicional que se sigue usando actualmente en la moda de diseño. Pero, además, nos gusta porque tiene un carácter centroeuropeo. En Chequia era muy popular en el siglo XIX y se sigue usando, pero no es una técnica únicamente checa, sino que la compartimos con otros países de nuestro entorno, y eso para nosotros también era importante”.

Efectivamente, el teñido con añil entró en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO en 2018 propuesto por una candidatura conjunta de la República Checa, Alemania, Austria, Eslovaquia y Hungría.

El traje 1053 del Manneken pis ha salido del taller de una importante modista checa, prosigue la directora del Centro Checo de Bruselas.

Foto: Dagmar Knerová, Archivo del Centro Checo de Bruselas

“Ya que teníamos clara la técnica, queríamos ofrecerle el diseño a alguien que supiera trabajar con ella de una forma actual e interesante. Alice Klouzková es conocida por ello. Hace mucho que se dedica a esta técnica también en el ámbito académico. Hace unos años realizó una exposición muy interesante sobre cómo trabajar con el teñido con añil en la moda contemporánea. Además, es una diseñadora checa consolidada, por lo que la elección estaba clara”.

Pero no es tan fácil vestir al Manneken pis. Un comité elige cuidadosamente su vestuario entre cientos de propuestas que llegan cada año. El diseño de Alice Klouzková no era el primer intento checo, cuenta Jitka Pánek Jurková.

Foto: Ingrid Mihalová, Archivo del Centro Checo de Bruselas

“En realidad, hace dos años ya intentamos regalarle un traje al Manneken pis. Lo organizamos en forma de concurso abierto para estudiantes, pero, al final, las propuestas que llegaron no tenían la calidad suficiente para poder presentarlas. Así que este año buscamos directamente a una diseñadora experimentada concreta”.

La experimentada diseñadora se encontró con una dificultad a la que seguramente nunca antes se había enfrentado para que el Manneken pis pudiese seguir haciendo lo que mejor sabe sin preocuparse demasiado por nada.

palabra clave:
audio