El dinero ilícito y los depósitos anónimos en la RCh

r_2100x1400_radio_praha.png

Dentro de dos años debería entrar en vigencia la directriz comunitaria contra el blanqueo del dinero. Aunque este proceso culminará todavía antes del ingreso de la República Checa a la Unión Europea, se tratará de una norma jurídica obligatoria que puede causar a los checos problemas con sus depósitos anónimos.

Es un hecho conocido que el anonimato crea las condiciones adecuadas para la realización de actividades financieras ilícitas. El sistema de depósitos anónimos existente en la República Checa desde hace más de 40 años es incompatible con las normas comunitarias, además de posibilitar el blanqueo de dinero. Pese a ello, el Gobierno checo tendrá problemas con su abolición: se trata de un sistema con una larga tradición y para muchos checos sigue constituyendo hasta ahora la única forma de ahorrar que conocen.

El sistema de depósitos anónimos surgió en este país en los años 50, es decir, en la época del auge del totalitarismo comunista. Entonces los ciudadanos no podían disponer de una cuenta bancaria, ni tampoco existía la posibilidad de realizar pagos virtuales. Los bancos no servían a los intereses privados del ciudadano, sino sólo a los intereses del Estado comunista.

Los ahorristas medianos "otros no existían" tenían la posibilidad de utilizar las llamadas "Cajas de Ahorro", que también pertenecían al Estado. En ellas se practicaba el sistema de "libretas de ahorro". Lo curioso era que obtener una de esas "libretas", equivalente en la actualidad a efectuar un depósito, era anónimo. En dicha "libreta" podía guardar y retirar sus ahorros cualquier persona. La única identificación que poseía el usuario era su nombre "que podría ser ficticio- o eventualmente una contraseña, que no era obligatoria, y servía sólo como un recurso de protección contra robos.

Lógicamente, a través de esas "libretas", o depósitos anónimos de los ahorristas en la entonces Checoslovaquia comunista, no podían realizarse ningunas operaciones bancarias. El cliente llevaba personalmente el dinero ahorrado a la Caja y cobraba la suma que necesitaba de la misma manera. Las cajas de ahorro estatales promovieron el sistema normal de pagos y ahorros virtuales a través de sus cuentas recién a partir de los años setenta. Este sistema perdura y se estima que hoy en día el número de "libretas" anónimas entre los ciudadanos checos se aproxima a los siete millones. La gente está acostumbrada.

En la actualidad esta manera de ahorrar existe, además de la República Checa, sólo en Austria. Con el fin de armonizar la legislación checa con las normas comunitarias, el Gobierno checo abolió en junio del año pasado la posibilidad de abrir nuevas cuentas anónimas. Esto significa que el sistema de libretas de ahorro, criticado por la Unión Europea y la Organización para la Lucha contra el Blanqueo de Dinero, irá desapareciendo, debido en gran medida a la esperada aprobación de una nueva ley bancaria.

Sin embargo, los representantes del Banco Nacional checo indican que los poseedores de libretas que no deseen transferir sus ahorros a otras cuentas bancarias, podrán utilizarlas por lo menos unos diez años más. De ello se desprende que la existencia de depósitos anónimos, creados en la República Checa hasta el año pasado, está garantizada por la ley vigente.

Autor: Vít Urban
audio