El día de San Martín hay que brindar con el vino joven

Ochutnávka svatomartinského vína ve Valticích

"Una gota de vino - dos gotas de sudor", dicen los vinicultores de Moravia del Sur. El pasado sábado, el once de noviembre, día de San Martín, los productores de vino y los amantes de esta bebida noble pudieron degustar por primera vez los frutos de la cosecha de este año. El domingo se bendijo el vino joven. Radio Praga festejó con los vinicultores de las regiones vinícolas de Velké Pavlovice y Mikulov.

Los franceses tienen su Beaujolais y los vinicultores checos el vino de San Martín. Excepcionalmente, a las once horas once minutos tocaron el pasado sábado las campanas de la iglesia de Velké Pavlovice para anunciar que llegó el momento de brindar con este vino joven, según lo estipula la tradición.

En el pasado, el día de San Martín se acababa el trabajo en el campo y se entregaban los diezmos a la Iglesia. Los nobles y los hidalgos que poseían los viñedos se sentaban con los vinicultores a una mesa para tomar juntos una copa de vino joven y evaluar la cosecha. Las crónicas de Velké Pavlovice testimonian que ya en los años 20 y 30 del siglo pasado, los vinicultores enviaron al mercado el vino con la marca de San Martín y la gente pudo comprobar por primera vez ese día las perspectivas de los vinos jóvenes, explica Pavel Lacina, presidente de la asociación de vinicultores de Velké Pavlovice.

"La cosecha de este año ha sido extraordinaria. Sabemos que el año 2005 fue excelente y esta palabra, como mínimo, la podemos utilizar para calificar el año 2006", indicó Pavel Lacina.

Jirí Grmolec
Los pequeños vinicultores de Velké Pavlovice recuperaron la tradición de sus antepasados y abrieron el pasado sábado más de una docena de bodegas a los vecinos, así como a los forasteros para saborear y comprobar. Para acompañar el vino se sirvió pan con paté de ganso y quién tenía mucha hambre pudo pedir en un restaurante un ganso entero de San Martín.

Una tradición más se relaciona en Moravia del Sur con el once de noviembre: la bendición del vino joven. En la ciudad de Valtice, que se sitúa en la región vinícola de Mikulov, suele realizarse desde hace varios años el primer domingo después de San Martín. Para este Santo, que fue soldado romano, el vino seguramente no era una cosa desconocida, opinó el sacerdote de Valtice, Jirí Grmolec.

"¿Quién no se habría encontrado con el vino? El vino pertenece a la vida cotidiana. Alguien dijo que al tomar vino de calidad se lucha contra el alcoholismo, y yo creo que eso es correcto. Utilizando los productos de calidad se lucha contra los defectuosos", opinó Jirí Grmolec.

Después de tomar la cerveza se duerme, después de tomar el aguardiente se necea y después de tomar el vino se canta, dicen en Moravia del Sur. Los festejos de San Martín en Velké Pavlovice y Valtice no pudieron culminar, entonces, de otra manera que con una velada junto al cimbalón cantando y brindando por la cosecha del próximo año.

Foto: Martina Schneibergova