El castillo de Opočno seguirá siendo propiedad del Estado checo

El castillo de Opočno seguirá siendo propiedad del Estado checo, así lo determinó el fallo del Tribunal Constitucional este martes que desestimó la denuncia de Kristina Colloredo-Mansfeld, la hija del último propietario del inmueble.

El castillo de Opočno fue confiscado por primera vez por los nazis y después nacionalizado por el régimen comunista. La disputa sobre la devolución del castillo se remonta a la primera mitad de la década de 1990.

En la última denuncia, Colloredo-Mansfeld señaló un presunto motivo racial de persecución de la familia, pero según el Tribunal Constitucional, esto no se probó con suficiente certeza.