El canon iberoamericano en Chequia

r_2100x1400_radio_praha.png

Los famosos escritores latinoamericanos, el cubano Guillermo Cabrera Infante y el peruano Alfredo Bryce Echenique, participaron el mes pasado en San Lorenzo de El Escorial en el curso "Libros para el tercer milenio". Ambos escritores proporcionaron en esa ocasión a la prensa española su concepto del "canon literario" o "lista formidable" de veinte títulos que se llevarían consigo a la isla del siglo XXI. Y de ahí surge nuestra pregunta: ¿podrían los checos compartir con los dos escritores, por lo menos, algunas lecturas en su propio idioma?

El célebre disidente cubano, Guillermo Cabrera Infante, incluyó en su "canon literario" veinte libros que simbolizan los mayores logros de la literatura mundial en el siglo XX. Por su parte, el peruano Alfredo Bryce Echenique se limitó sólo a escritores en español. También nuestra atención se centra en la literatura de España y Latinoamérica.

En lo que se refiere a los hipotéticos lectores checos y vecinos de Cabrera Infante y Bryce Echenique en la isla literaria del siglo XXI, tendrían evidentemente problemas con el acceso a las obras de los dos escritores latinoamericanos. Hasta 1989, Guillermo Cabrera Infante estuvo totalmente anatematizado en la Checoslovaquia comunista, y después de la caída del muro de Berlín, las casas editoriales checas preferían otros contextos literarios. Tampoco Bryce Echenique tuvo la suerte de iniciar un diálogo con sus lectores checos, pero con una sola excepción: en 1976 fue traducido al checo el cuento "Sevilla muere en Madrid" que forma parte del libro "Felicidad, ja ja", lanzado por Bryce Echenique en 1974.

En su "lista formidable" de veinte títulos, Cabrera Infante menciona a Marcel Proust, Franz Kafka, William Faulkner, Alexander Solzhenitsin y otros. Estas lecturas los checos podrían compartirlas con Cabrera Infante sin problemas, al igual que "La invención de Morel", del argentino Adolfo Bioy Casares, "El aleph", de Jorge Luis Borges, "Pedro Páramo", del mexicano Juan Rulfo, o "El beso de la mujer araña", de Manuel Puig, también argentino.

En lo que atañe a las lecturas preferidas por Bryce Echenique, los checos podrían intercambiar con el peruano sus opiniones sobre "La casa verde", de Mario Vargas Llosa, "El llano en llamas", de Juan Rulfo, "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez, "El siglo de las luces", de Alejo Carpentier, "Cuentos" de Juan Carlos Onetti, "Gritos de la selva", de Horacio Quiroga y "Ficciones", de Jorge Luis Borges.

Este breve resumen de los libros preferidos por los dos participantes en el encuentro "Libros para el tercer milenio" y accesibles en el materno idioma checo para los lectores de este país incluye un aspecto muy peculiar: todas las obras anteriormente citadas fueron traducidas al checo y editadas antes de 1989. Desde entonces la "lista formidable" de autores iberoamericanos no ha sido ampliada ni con un solo título o nombre nuevos. Antes de 1989, los criterios del intercambio cultural tenían que respetar las exigencias de la ideología totalitaria, en la actualidad respetan el criterio de la oferta y la demanda. No es nada nuevo, pero la cultura pierde, la civilización también, y al final puede perder toda la humanidad. La situación no es muy alentadora.

Autor: Vít Urban
audio