El bajo nivel de la educación y la corrupción flagelan a los checos

r_2100x1400_radio_praha.png

A pesar de los avances alcanzados por la República Checa en la última década y su conocido prestigio internacional, un estudio de la Universidad de Harvard sostiene que el país sufre problemas en la educación y un alto grado de corrupción.

El estudio de la Universidad estadounidense es el mayor que se ha llevado a cabo en los últimos años y pone de manifiesto la capacidad de diferentes países del mundo de competir entre sí, y la aplicación de programas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Si bien la República Checa siempre se había situado entre los países europeos con un alto nivel de educación, el estudio demuestra grandes vacíos, a la vez que insiste en que los programas del Estado no apuntan por una mejor preparación y mayor desarrollo de las nuevas tecnologías.

Los expertos advierten que un país que no invierte en la educación de sus ciudadanos puede convertirse en un simple mercado de mano de obra barata, por lo que su desarrollo se verá limitado. De acuerdo con el profesor Jeffrey Sachs de la Universidad de Harvard, la República checa se encuentra en el puesto número 35 de un total de 75 países analizados. El primer lugar en cuanto a la inversión en la educación lo ocupa Finlandia y el segundo EE.UU.

La República Checa topa con otro problema. Las principales instituciones y organizaciones internacionales critican al país por el alto nivel de la corrupción. Son muchos los casos de corrupción de empleados públicos, entre los que destacan aduaneros y los responsables de la aprobación de licitaciones.

Los especialistas subrayan que la República Checa no se encuentra entre los países más problemáticos de Europa, pero que a la hora de buscar un punto de comparación a veces se debe recurrir a países como Colombia y Bangladesh.

Otro aspecto interesante del informe es que en diferentes niveles de la sociedad checa, ya sean agrupaciones políticas, empresas privadas o instituciones públicas, los jefes acaparan el poder y delegan muy pocas responsabilidades a sus subalternos. Lo que refleja una fuerte herencia del pasado totalitario.

Autor: Federico Picado
audio