Deja de bajar el precio de los combustibles

Después de varias semanas, el precio de los carburantes en las gasolineras de la República Checa dejó de bajar y, por el contrario, registró un leve aumento en los últimos días. Esto se debe al incremento del precio del petróleo en los mercados internacionales, según los analistas.

Los precios de los combustibles fueron bajando desde mediados de febrero. Hace una semana llegaron a su más bajo límite en los últimos más de cuatro meses.

Un litro de gasolina Natural 95 se vende actualmente en Chequia por 1,20 euros en promedio, mientras que el gasoil cuesta 1,16 euros, de acuerdo a datos de la compañía CCS.