Chequia da un ultimátum a Rusia para que permita volver a los diplomáticos checos expulsados

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores checo, Jakub Kulhánek, ha dado a Rusia hasta las 12:00 de este jueves para permitir que los veinte diplomáticos checos expulsados recientemente de la Embajada Checa en Moscú puedan volver. Así lo ha comunicado Kulhánek en una rueda de prensa posterior a una breve reunión que ha mantenido con el embajador ruso en Chequia, Alexandr Zmejevsky.

Si Rusia no corresponde la petición checa, Chequia expulsará a más trabajadores diplomáticos rusos para igualar el número de checos que trabajan en la Embajada de Moscú (cinco tras las expulsiones).

Kulhánek ha mantenido conversaciones asimismo con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Y el Gobierno checo ha manifestado desde el principio de este conflicto diplomático que espera recibir el apoyo de sus aliados.

Las relaciones entre Rusia y Chequia, que ya eran tensas desde hace años, saltaron por los aires el pasado fin de semana tras anunciar el Gobierno checo la expulsión de unos diplomáticos rusos. Algo que sucedió tras salir a la luz que los servicios de inteligencia rusos estuvieron implicados en la explosión de un almacén de munición en el municipio de Vrbětice en 2014.