Aumenta el número de ataques racistas en la República Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Los incidentes de violencia racial son cada vez más frecuentes en la República Checa. La policía recibe a diario denuncias de ataques racistas. Según los datos de la policía, el número de simpatizantes del movimiento de cabezas rapadas aumenta de forma alarmante. Actualmente, hay un 25% de militantes más que el año pasado. Más de 6200 checos se declaran seguidores de ese movimiento de extrema derecha.

El año pasado, la policía investigó 364 delitos causados por grupos extremistas, lo que supone 50 casos más que en 1999. Según el informe, que presentará al Gobierno el ministro del Interior, Stanislav Gross, estos crímenes han sido perpetrados tanto por seguidores de extrema derecha, como por militantes de ultraizquierda, cuyo número aumentó notablemente tras la cumbre del Fondo Monetario Internacional, celebrada en Praga el otono pasado.

La policía checa ha sido criticada en numerosas ocasiones por su permisividad y falta de medidas contra la expansión y la actuación de estos grupos extremistas. El movimiento Tolerancia y Sociedad civil ha acusado a las autoridades de no concluir las investigaciones en la mayoría de los casos de violencia racial. No obstante, según afirmó a la prensa el jefe del Grupo de lucha antiextremista de la Policía, Rudolf Zeman, en el futuro se intensificarán las medidas de prevención e intervención respecto a los grupos neonazis: habrá agentes de paisano infiltrados en los conciertos de grupos de ultraderecha, los activistas de estos movimientos estarán vigilados por las fuerzas de seguridad mediante escuchas telefónicas y otras medidas de control, y las fronteras de la República Checa estarán cerradas para quienes quieran participar en reuniones internacionales de ideología neonazi.

Otro dato preocupante consiste en que estos movimientos forman agrupaciones políticas para legalizar sus actuaciones e incrementar su influencia. Así, a principios de este año, los radicales de ultraderecha fundaron su partido denominado "Bloque nacional-socialista" que va a presentar su candidatura en las elecciones parlamentarias.

La mayoría de los simpatizantes de extrema derecha provienen de la comunidad de Praga y de las regiones de Bohemia y Moravia del Norte, estas últimas actualmente en recesión económica. Según las estadísticas policiales, el blanco preferido de los ataques ultraderechistas suele ser la población gitana.

Autor: Adriana Dergam
audio