Aniversario de la muerte de Palach, nuevo presidente en EE.UU y crisis económica

Foto: autor

La celebración del 20 aniversario de la muerte de Jan Palach, la reacción checa al nombramiento de Barack Obama como presidente de EE.UU. o las consecuencias de la crisis económica en las industrias automovilística y lechera. Estos son algunos de los principales temas de actualidad de esta semana del 19 al 23 de enero.

Foto: autor
La semana comenzó con el aniversario de una fecha histórica. El lunes se cumplieron 20 años desde la muerte de Jan Palach, el estudiante que se autoinmoló en protesta por la ocupación soviética de Checoslovaquia, convirtiéndose en el símbolo de la frustración checa ante el ocupante.

En su honor fue instalada una estatua frente al instituto de secundaria donde estudió, en la ciudad de Mělník. A la ceremonia asistió el presidente checo, Václav Klaus, quien insistió en la influencia de Palach durante la Revolución de Terciopelo de 1989, que puso fin al comunismo, e interpretó su sacrificio como una llamada de atención al pueblo checo.

“Ha estado presente con nosotros durante todo este tiempo. Nos influyó en noviembre de 1989 y nos inspira hasta la actualidad. Normalmente se dice que Jan Palach protestó contra la ocupación soviética. Pero Palach protestó sobre todo contra el hecho de que la sociedad checa aceptara esa forma de ocupación en la que el ocupante se sitúa detrás y deja el poder en manos de los defensores locales de sus intereses”.


Barack Obama (Foto: CTK)
El otro gran acontecimiento de la semana, esta vez a nivel internacional, ha sido la investidura de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.

El primer ministro checo, en calidad de presidente del Consejo Europeo, felicitó a Obama por el nombramiento, le deseó la capacidad de mantener unas buenas relaciones con la Unión Europea y esperó que afrontara los problemas con la misma firmeza que su predecesor, George W. Bush.

En general, y pese al entusiasmo que genera la nueva Administración estadounidense, los políticos, economistas y expertos checos se están mostrando precavidos a la hora de depositar esperanzas en el nuevo presidente.

De hecho, el embajador checo en Washington, Petr Kolář, aunque confía en las capacidades de Obama, no cree que pueda cumplir todo lo que se espera de él

“Creo que Obama y su equipo son gente realista en cuanto a las expectativas y las soluciones que tienen que aportar. Ahora tienen que enfrentarse no solo lo prometido durante la campaña sino también a toda una serie de problemas que abarcan tanto a Estados Unidos como al resto del mundo. El trabajo que tienen por delante es tan complicado que tal vez no sea posible cumplir todo lo que se espera de ellos, y desde luego no tan rápido”, opinó.


Y hablando de las relaciones de la República Checa con el resto del mundo, el Gobierno ha presentado un nuevo plan de misiones militares en el exterior, después de que la oposición tumbara en diciembre la proposición original en el Parlamento.

El nuevo proyecto tiene en cuenta las opiniones de los socialdemócratas y reduce el número de efectivos checos en las misiones internacionales. Sin embargo, el líder de la socialdemocracia, Jiří Paroubek, sigue insistiendo en que respaldará el plan del Gobierno solo si se anulan los pagos obligatorios por servicios médicos.

La nueva propuesta del Gobierno consiste principalmente en situar como máximo 580 efectivos en Afganistán y 550 en Kosovo.


Y no podíamos dejar de nombrar esta semana a la crisis financiera internacional, que cada vez es más patente en la República Checa. Según las estadísticas, en los últimos doce meses la industria del país ha perdido casi un tercio de los pedidos.

De todas las ramas industriales, la más perjudicada es la automovilística. Según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, es posible que se pierdan más de trece mil puestos de trabajo.

El líder del recientemente creado Partido de los Ciudadanos Libres, Petr Mach, considera que la culpa es de la anterior gestión socialdemócrata, que apoyó demasiado a la industria del automóvil. Creció mucho y por eso ahora, al derrumbarse, va a dejar a tantas personas sin empleo.


Los efectos de la crisis se están dejando sentir también en el sector agrario. De hecho la producción láctea de la República Checa se encuentra sumida en una grave crisis.

La mayor central lechera del país, Madeta, atraviesa un periodo de recesión y se verá obligada a paralizar la producción en dos de sus plantas. El director general de la compañía, Milan Teplý, ha señalado que en caso de no contar con ayuda estatal, Madeta se verá en quiebra.

Puesto que la situación es similar en otros países comunitarios, Bruselas aplicará un programa de ayudas desde marzo hasta agosto para salvar a la industria láctea. Lo anunció la portavoz del ministerio checo de Agricultura, Tereza Dvořáčková.

“Entre los instrumentos a ser utilizados en el marco de ese programa figura la imposición de precios fijos para el suministro de mantequilla y leche desnatada en polvo y la renovación de las subvenciones a la exportación de determinados productos lácteos”, subrayó.


Radek Štepánek (Foto: CTK)
Por otro lado, en cuanto a deportes, la República Checa lo tiene bastante bien en el Abierto de Australia. Tres tenistas checos consiguieron pasar a la tercera ronda.

Se trata de Tomáš Berdych, su novia Lucie Šafářová y Radek Štepánek. Este último, de 33 años, luchará por los octavos de final con el español Fernando Verdasco.

También ha sido motivo de celebración la victoria del checo Josef Macháček en el Rally Dakar, que este año se celebró en Argentina y Chile. Machaček venció en la categoría de cuadriciclos.

Se trata de su quinta victoria en el rally. Y seguramente la última, ya que Macháček, a sus 51 años, decidió no volver a competir.

"Considero esta victoria en la categoría de cuadriciclos como un punto final hermoso de mi carrera en esta competición. Creo que sería una locura intentar conseguir la sexta victoria a mi edad”, sostuvo.