Abierta reserva de la oscuridad en la frontera checo-polaca

Este sábado abrió al público la reserva de la oscuridad, creada a fines del año pasado por astrónomos checos y polacos en la frontera entre ambos países. La reserva se extiende por un territorio de 75 kilómetros cuadrados. Las aldeas pertenecientes a la zona deben prescindir del alumbrado público, así como de cualquier tipo de publicidad luminosa, entre otras cosas. Bajo condiciones óptimas, es posible observar desde allí hasta mil estrellas a la vez, mientras que en las grandes ciudades el número oscila entre 20 y 200. En el mundo existen poco más de diez de estas reservas, la mayoría de ellas, en Estados Unidos y Canadá.